Diálogos

Escribiendo una escena desde un resumen: ejercicio de escritura

Escribir una novela

Escribir una escena

A través de esta serie de ejercicios vamos a escribir una escena completa al mismo tiempo que vamos a familiarizarnos con las partes que componen una novela. Para ello, es buena idea comenzar leyendo el artículo sobre las partes de la novela que se encuentra en este mismo blog:  Los elementos de la novela.

Resumen

Como se mencionó en el artículo, las acciones que componen una novela pueden contarse de dos formas: como resúmenes o como escenas. En esta serie de ejercicios vamos a partir de un resumen y vamos terminar con una escena que cuenta exactamente los mismos eventos. Vamos a tomar el resumen de una novela famosa: Rojo y negro de Stendhal. Es posible, por supuesto, utilizar una idea propia, un resumen de otra novela o una nota periodística.

Antes de pasar al resumen debo mencionar que un resumen tiene, usualmente, más eventos que las acciones que podemos contar en una escena. Por lo cual, vamos a tener que seleccionar tan solo una parte del resumen.

Comencemos, entonces, con el resumen:

… Al marqués de La Mole, reducido a tratar sólo con Julián, le causó gran sorpresa descubrir que tenía ideas. Le hacía leerle los periódicos, y el joven secretario no tardó en saber elegir los pasajes interesantes. Había un periódico nuevo que el marqués aborrecía; había jurado no leerlo jamás, pero todos los días hablaba de él. Julián se reía. El marqués, irritado contra el tiempo presente, quiso que le leyera Tito Livio; le divertía la traducción improvisada del texto latino.

Un día, el marqués, con aquella cortesía excesiva que solía impacientar a Julián, le dijo:

-Permítame, mi querido Sorel, que le regale un traje azul; cuando le acomode ponérselo y acercarse a mí vestido así, será a mis ojos el hermano menor del conde de Chaulnes, o sea, el hijo de mi amigo el viejo duque.  

Julián no comprendía muy bien de qué se trataba; aquella misma noche probó hacer una visita con el traje azul. El marqués le trató como a un igual. Julián tenía un alma digna de sentir la verdadera finura, pero no tenía idea de los matices. Antes de aquel capricho del marqués, habría jurado que era imposible que le tratara con más consideración… (Stendhal, 1994. Rojo y negro. Alianza Editorial. p. 321)

Las acciones

Lo primero que vamos a hacer es crear una lista de las acciones descritas en el resumen. Vamos a comenzar con aquellas que aparecen en el texto y luego vamos a añadir acciones adicionales en medio de las acciones ya descritas.

Las escenas, por su cercanía a la acción, desarrollan los sucesos con más detalles. En otras palabras, a diferencia de los resúmenes que usan acciones generales, las escenas describen los eventos con acciones más específicas. Así, vamos a descomponer las acciones que encontramos en el resumen y vamos a crear una lista de acciones específicas que vamos a utilizar luego en la escritura de la escena.

Descripciones

En esta parte vamos a crear una lista de las personas, escenarios y objetos que aparecen en el resumen. Una vez tenemos la lista, vamos a escribir una descripción para cada uno de estos elementos.

Para la descripción de los protagonistas de la escena tenemos dos posibilidades: crear una descripción física del personaje o crear un perfil completo de este. Es quizá más interesante y útil crear el perfil completo del personaje. Vamos a incluir su descripción física y emocional, la historia del personaje y su participación en la escena desde el punto de vista del personaje. Un buen perfil puede incluso convertirse en una narración en sí misma.

Diálogos

Diálogos

Diálogos

La mayoría de escenas muestra interacciones entre personajes. Esas interacciones son muchas veces verbales. No siempre es necesario escribir estas interacciones en forma de diálogo. Hay muchas conversaciones que son convenciones sociales y que escritas en nuestro relato van a sonar aburridas e innecesarias. Los diálogos deben aportar a la narración y no detener la acción. Es quizá por ello que escribir buenos diálogos es difícil.

Para ejercitar la escritura de diálogos vamos a escribir, en esta parte del ejercicio, un pequeño guion. Vamos a escribir un diálogo que cuente los eventos de nuestro resumen. Podemos utilizar la lista de acciones que escribimos anteriormente y sugerir los sucesos en las oraciones dichas por los personajes. Podemos usar también los perfiles que escribimos y mostrar la personalidad de nuestros personajes en su forma de hablar.

Escena

Finalmente vamos a escribir la escena. Ya hemos ejercitado las partes de esta y ahora va a ser mucho más fácil escribirla. Al finalizar, podemos comparar la forma como contamos los sucesos en el diálogo, los perfiles y la escena con el resumen original.

Más escenas menos resúmenes

Como mencioné anteriormente, podemos utilizar varias fuentes para obtener los resúmenes: novelas, artículos periodísticos, sucesos históricos, etc. O podemos simplemente crear nuestros propios resúmenes basados en las novelas que estamos escribiendo.

La meta

NaNoWriMo: escribiendo una novela en un mes

La meta

La meta

En aquel mediodía de una semana cualquiera, el parque estaba robustamente callado. No se veía la gente trotando a lo largo del camino de arena, no se veían los grupos alrededor de sándwiches, quesos y vino, no se veían los perros empujando a sus dueños y olfateando árboles y arbustos, solo se veían transeúntes que pasaban con silencioso afán, llenos de un almuerzo rápidamente ingerido, regresando unos minutos tarde a sus escritorios y oficinas. También se veía, caminando sin afán y sin silencio, con un poco de hambre, una pareja que discutía mientras miraba los edificios del fondo y las flores a lado y lado del camino.

—Ayer volví a terminar la novela que estás escribiendo —dijo Lina mientras lo miraba de reojo. Se detuvo frente a un grupo de flores violeta y, tras observarlo nuevamente, continuó—: Yo creo que puedo escribir una novela mejor.

Edo la escuchó con atención, pero no le prestó atención. Ella sabía que no le gustaba que nadie leyera sus escritos hasta que él los sintiera finalizados. Con lo que había pasado dos semanas atrás, ella no se atrevería a leer el borrador de su libro. Sabía que estaba tratando de tomarle el pelo y Edo había decidido que era mejor ignorarla. Por eso se detuvo también frente a las flores violeta y escuchó a Lina que seguía hablando sobre la calidad de su novela.

—Con la experiencia que tengo como editora y mi gusto refinado, seguro que mi primera novela sería hasta mejor que la novela que te hizo tan popular.

—Quizá deberías intentarlo —la miró Edo.

Lina abandonó el color violeta para mirar el oscuro café de los ojos de Edo. Pero no dijo nada. No era la reacción que ella estaba esperando. ¿Lo habría dicho en serio o solo le estaba siguiendo la corriente? Lina abandonó el oscuro café para mirar el claro café de la arena que pisaba. Caminó mirando al piso. ¿Quizá podría?

—¿Por qué no participas en el reto de NaNoWriMo?

—¿NaNoWriMo? —repitió Lina como un tímido eco.

¿Qué es NaNoWriMo?

Logo de NaNoWriMo

Logo de NaNoWriMo

—¿No has escuchado de NaNoWriMo? —se detuvo Edo sorprendido.

—No —respondió Lina tras pensar en algunas posibilidades.

—NaNoWriMo es una organización que promueve el reto de escribir una novela en un mes. Para ganar es necesario escribir una novela de al menos 50000 palabras. Este evento se desarrolla cada año en el mes de noviembre.

—¿Cincuenta mil palabras en un mes? —Lina calculó—. Es imposible.

—¿Por qué va a ser imposible?

—Para escribir 50000 palabras es necesario escribir 1612.9 palabras al día. Si calculamos que una página contiene 250 palabras, significa que tenemos que escribir entre 6 y 7 páginas al día.

Mientras escupía los números, Lina había comenzado a caminar haciendo que una pequeña distancia entre ellos creciera. Edo tuvo que dar tres pasos largos para alcanzarla y rebatir lo que ella decía.

—Se puede escribir una novela en un mes. Pero no creo que sea posible escribir una buena novela en solo un mes. No creo que se pueda terminar una novela en un mes. Se puede terminar el borrador de una novela. Pero este borrador tiene que ser editado. Además, si quieres que la calidad del borrador sea lo suficientemente decente, debes planear la novela antes de escribirla.

—¡Si ves! ¡Es imposible!

La estrategia para escribir una novela en un mes

Dos: planeando la novela

Dos: planeando la novela

—Claro que no —se detuvo nuevamente Edo, esta vez al lado de un grupo de flores de diversos colores—. El reto es escribir la novela en sí. Puedes prepararla o comenzar desde cero. También puedes editarla después de Noviembre.

Lina se detuvo también en aquel grupo de flores que Edo ignoraba mientras hablaba. Ella miró el amarillo con cuidado: le gustaba que aquel color estuviera en el medio del arreglo, pero el rojo, que estaba alrededor, deberían cambiarlo. Realmente tenía buen gusto. Quizá podría escribir una novela.

—Entonces, ¿cómo hago?

—Comienza a planear la novela. Piensa en la idea, en el argumento, en los personajes. Decide quién va a ser tu narrador, prepara todo lo que puedas en octubre y el primer día de noviembre comienzas a escribir. ¡Solo a escribir! En noviembre no pienses como editora, solo escribe y escribe hasta que termines el borrador. Después de noviembre ya sabes qué hacer: editar.

Lina lo escuchó con atención. Sus ojos siempre fijos en las palabras de Edo y la excitación de un nuevo proyecto la hicieron olvidar que tenían que salir del parque, que ya habían llegado a la otra esquina y que cada uno debía partir a reuniones separadas. Quizá podían dar otra vuelta, quizá podían hablar más de ese proyecto, quizá podían decidir un tema.

Algunos recursos

—Si quieres aprender cómo preparar la novela —continuó Edo—, ve al comoescribirnovelas.com, suscríbete y lee cómo el autor preparó Dos.

Si, lo haría, quizá cancelaría la reunión de la tarde, quizá pediría el día libre, diría que estaba enferma, quizá. Iría a la casa, bajaría el archivo y comenzaría a planear su novela, a la final, noviembre estaba bastante cerca.

Suscríbete para obtener el informe
Suscríbete, obtén el informe de cómo preparé Dos y sigue recibiendo el contenido exclusivo para suscriptores.
Aquí respetamos tu privacidad.

Save

Save

Ejercicios de poesía

Ejercicios de poesía del curso “Sharpened Visions”

Ejercicios de poesía

Ejercicios de poesía

En un artículo anterior describimos cómo la poesía utiliza algunas técnicas y herramientas que pueden ser de utilidad a los novelistas. Las herramientas descritas en aquel artículo pueden ser estudiadas con más profundidad en el curso de Coursera: Sharpened Visions: A Poetry Workshop. Aunque el curso está en inglés, las herramientas y técnicas descritas son igualmente aplicables a la escritura de poemas en español.

Al final de cada lección de este curso se presentan ejercicios para que los participantes escriban un poema. Estos ejercicios me parecieron muy valiosos y por ello decidí traducirlos y publicarlos.  Antes de comenzar con el primer ejercicio quiero agradecer al autor de estos, Douglas Kearney, por permitirme traducir y publicar los ejercicios del curso.

1. El poema encontrado: un nuevo poema en tres sencillos pasos

Busque un párrafo de texto en un libro o en la web y divida este pasaje en diferentes líneas para crear un poema encontrado. Un poema es más que un texto en prosa dividido en líneas, pero este ejercicio puede ayudarle a experimentar con el ritmo y el sonido de una forma rápida.

2. Bien dividido: rompa un bloque de poesía famoso

A continuación se muestra un trozo de poesía que ha sido despojado de la división de las líneas. Las mayúsculas también han sido removidas, a excepción de cuando son gramaticalmente necesarias. Copie el texto dado a continuación y añada las divisiones de las líneas donde crea que deberían ir.

Las cosas viejas, tristes, desteñidas, sin voz y sin color, saben secretos de las épocas muertas, de las vidas que ya nadie conserva en la memoria, y a veces a los hombres, cuando inquietos las miran y las palpan, con extrañas voces de agonizante dicen, paso, casi al oído, alguna rara historia que tiene oscuridad de telarañas, són de laúd, y suavidad de raso.

Texto original de José Asunción Silva: http://www.poemas-del-alma.com/jose-asuncion-silva-vejeces.htm

Escúchelo en la voz de Álvaro Mutis http://amediavoz.com/MutisSilva_Vejeces.rm

3. Cree una naturaleza muerta: sin todas esas manchas de pintura

Siguiendo la tradición de los imaginistas, escriba un poema que describa un objeto. Sea tan literal y vívido como sea posible. Levante el objeto (si es posible), mírelo desde todos los ángulos. Considere su color, su peso, su textura, su material y escriba una imagen.

4. Hola, mi nombre es …: título del poema como catalizador

Piense en el título de un poema, construyendo su nombre de la siguiente manera: El [nombre concreto] de [nombre abstracto]. Por ejemplo: “El queso del Tiempo” o “El mono de la santidad” o “El Cuchillo de filete de la desesperación”. Si un título como estos no lo anima a seguir escribiendo, escriba entonces un poema basado en el título creado.

Nombre como catalizador

5. Usted es tan presumido: cuando una metáfora no es lo bastante fuerte

Como se mencionó en el curso, las metáforas son a menudo más poderosa cuando los objetos que se comparan son muy diferentes. Sin embargo, cuando hay una gran brecha entre el objeto de la metáfora y su figura, tiene que convencer al lector de la validez de su metáfora. Para ello se necesita una presunción. Una presunción es como una metáfora extendida, pero argumenta a favor de la metáfora en sí. “La Pulga” de John Donne, donde argumenta que una pulga es una cama matrimonial, es un buen ejemplo de presunción. ¡Intente crear uno de estos poemas!

La pulga en español: http://blogdelamasijo.blogspot.jp/2012/07/john-donne-la-pulga.html

6. ¡Uno de nosotros! ¡Uno de nosotros!: desarrollando un sistema enfocado de imágenes

Escriba un poema en el que se todas las figuras literarias utilizadas se refieran a un solo tema en particular. Por ejemplo, todas están relacionadas con los insectos, los principios de ingeniería o están conectadas con la ecología de los desiertos. No es necesario apilar todas las figuras; de hecho, utilice moderación si lo desea, pero de manera coherente.

7. Mordiendo rimas: las rimas pueden ser difíciles de crear, dejemos a alguien más que lo haga

¡Es un plan diabólico! Busque un poema que rime. Preferiblemente un poema famoso. A continuación, escriba aparte todos los finales de las rimas -en otras palabras, el final de cada línea. Ahora, sustituya el resto de las líneas que conducen a esas palabras que riman con su propia escritura.

8. Entrene esa vocal: escriba su propio lipograma

Ya leyó el lipograma de Cathy Park Hong, ¿verdad? Ahora es tiempo de escribir su propio lipograma. Elija una vocal y escriba un poema en el cual no utiliza palabras con otras vocales.

9. Camine un metro con un compás ajeno: explorando el ritmo y el sinsentido

La mejor forma de familiarizar su cerebro métrico es escribir sobre el andamiaje de un poema métricamente fuerte. ¿Cómo hacer esto? Busque un poema con un ritmo constante. Léalo en voz alta varias veces para probar el ritmo del poema. A continuación, escriba el poema reemplazando todos los sustantivos, adjetivos y verbos con otras palabras que tengan el mismo patrón de tensiones. No se preocupe si las oraciones resultantes tienen sentido o no, en estos momentos enfóquese solo en los sonidos.

10. Entre en formación: escriba un poema utilizando una forma métrica tradicional

A continuación se presentan una serie de formas que no necesariamente tienen una rima, pero que sí tienen una métrica. Escribir uno de estos poemas. Un consejo: en el primer borrador, tan solo escriba el poema y añada las limitaciones rítmicas durante la fase de revisión.

Alexandrine

blank verse

tanka