NaNoWriMo: escribiendo una novela en un mes

La meta

La meta

En aquel mediodía de una semana cualquiera, el parque estaba robustamente callado. No se veía la gente trotando a lo largo del camino de arena, no se veían los grupos alrededor de sándwiches, quesos y vino, no se veían los perros empujando a sus dueños y olfateando árboles y arbustos, solo se veían transeúntes que pasaban con silencioso afán, llenos de un almuerzo rápidamente ingerido, regresando unos minutos tarde a sus escritorios y oficinas. También se veía, caminando sin afán y sin silencio, con un poco de hambre, una pareja que discutía mientras miraba los edificios del fondo y las flores a lado y lado del camino.

—Ayer volví a terminar la novela que estás escribiendo —dijo Lina mientras lo miraba de reojo. Se detuvo frente a un grupo de flores violeta y, tras observarlo nuevamente, continuó—: Yo creo que puedo escribir una novela mejor.

Edo la escuchó con atención, pero no le prestó atención. Ella sabía que no le gustaba que nadie leyera sus escritos hasta que él los sintiera finalizados. Con lo que había pasado dos semanas atrás, ella no se atrevería a leer el borrador de su libro. Sabía que estaba tratando de tomarle el pelo y Edo había decidido que era mejor ignorarla. Por eso se detuvo también frente a las flores violeta y escuchó a Lina que seguía hablando sobre la calidad de su novela.

—Con la experiencia que tengo como editora y mi gusto refinado, seguro que mi primera novela sería hasta mejor que la novela que te hizo tan popular.

—Quizá deberías intentarlo —la miró Edo.

Lina abandonó el color violeta para mirar el oscuro café de los ojos de Edo. Pero no dijo nada. No era la reacción que ella estaba esperando. ¿Lo habría dicho en serio o solo le estaba siguiendo la corriente? Lina abandonó el oscuro café para mirar el claro café de la arena que pisaba. Caminó mirando al piso. ¿Quizá podría?

—¿Por qué no participas en el reto de NaNoWriMo?

—¿NaNoWriMo? —repitió Lina como un tímido eco.

¿Qué es NaNoWriMo?

Logo de NaNoWriMo

Logo de NaNoWriMo

—¿No has escuchado de NaNoWriMo? —se detuvo Edo sorprendido.

—No —respondió Lina tras pensar en algunas posibilidades.

—NaNoWriMo es una organización que promueve el reto de escribir una novela en un mes. Para ganar es necesario escribir una novela de al menos 50000 palabras. Este evento se desarrolla cada año en el mes de noviembre.

—¿Cincuenta mil palabras en un mes? —Lina calculó—. Es imposible.

—¿Por qué va a ser imposible?

—Para escribir 50000 palabras es necesario escribir 1612.9 palabras al día. Si calculamos que una página contiene 250 palabras, significa que tenemos que escribir entre 6 y 7 páginas al día.

Mientras escupía los números, Lina había comenzado a caminar haciendo que una pequeña distancia entre ellos creciera. Edo tuvo que dar tres pasos largos para alcanzarla y rebatir lo que ella decía.

—Se puede escribir una novela en un mes. Pero no creo que sea posible escribir una buena novela en solo un mes. No creo que se pueda terminar una novela en un mes. Se puede terminar el borrador de una novela. Pero este borrador tiene que ser editado. Además, si quieres que la calidad del borrador sea lo suficientemente decente, debes planear la novela antes de escribirla.

—¡Si ves! ¡Es imposible!

La estrategia para escribir una novela en un mes

Dos: planeando la novela

Dos: planeando la novela

—Claro que no —se detuvo nuevamente Edo, esta vez al lado de un grupo de flores de diversos colores—. El reto es escribir la novela en sí. Puedes prepararla o comenzar desde cero. También puedes editarla después de Noviembre.

Lina se detuvo también en aquel grupo de flores que Edo ignoraba mientras hablaba. Ella miró el amarillo con cuidado: le gustaba que aquel color estuviera en el medio del arreglo, pero el rojo, que estaba alrededor, deberían cambiarlo. Realmente tenía buen gusto. Quizá podría escribir una novela.

—Entonces, ¿cómo hago?

—Comienza a planear la novela. Piensa en la idea, en el argumento, en los personajes. Decide quién va a ser tu narrador, prepara todo lo que puedas en octubre y el primer día de noviembre comienzas a escribir. ¡Solo a escribir! En noviembre no pienses como editora, solo escribe y escribe hasta que termines el borrador. Después de noviembre ya sabes qué hacer: editar.

Lina lo escuchó con atención. Sus ojos siempre fijos en las palabras de Edo y la excitación de un nuevo proyecto la hicieron olvidar que tenían que salir del parque, que ya habían llegado a la otra esquina y que cada uno debía partir a reuniones separadas. Quizá podían dar otra vuelta, quizá podían hablar más de ese proyecto, quizá podían decidir un tema.

Algunos recursos

—Si quieres aprender cómo preparar la novela —continuó Edo—, ve al comoescribirnovelas.com, suscríbete y lee cómo el autor preparó Dos.

Si, lo haría, quizá cancelaría la reunión de la tarde, quizá pediría el día libre, diría que estaba enferma, quizá. Iría a la casa, bajaría el archivo y comenzaría a planear su novela, a la final, noviembre estaba bastante cerca.

Suscríbete para obtener el informe
Suscríbete, obtén el informe de cómo preparé Dos y sigue recibiendo el contenido exclusivo para suscriptores.
Aquí respetamos tu privacidad.

Save

Save

Publicado en Ejercicios y etiquetado , .

2 Comentarios

  1. Todos los temas decritos son muy importantes y útiles para tomarlos en cuenta. Felicitaciones por publicarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *